Header Ads

Se eleva la cifra de muertos en atentado en Bogotá

ELVICTORIANO.COM.VE - El número de muertos en el atentado con un carro bomba perpetrado el pasado jueves, contra una academia de la Policía en Bogotá subió a 21, incluido el terrorista, informó anoche esa institución, según la cual hay además 68 heridos.

“Lamentablemente, el saldo preliminar es de 21 personas fallecidas, incluyendo al responsable del hecho, y de 68 heridas, quienes fueron trasladadas a distintos centros asistenciales con el apoyo de organismos de socorro y emergencia del Distrito” de Bogotá, señala el comunicado divulgado por la Policía.

El nuevo balance duplica la cifra de muertos manejada a lo largo del día, que daba cuenta de 10 fallecidos, aunque esta noche la vicepresidenta colombiana, Marta Lucía Ramírez, habló de 11 víctimas mortales.

El ataque contra la Escuela de Cadetes de Policía General Francisco de Paula Santander, donde estudian uniformados de Colombia y otros países latinoamericanos fue perpetrado poco después de las 09.30 hora local de este jueves.

La Policía confirmó en el comunicado la información anticipada esta tarde por el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, según la cual en la detonación fueron utilizados “80 kilos de pentolita, los cuales fueron incorporados dentro de un vehículo que ingresó de manera violenta” a la academia policial.

“Las pesquisas iniciales indican que el presunto autor material fue identificado como José Aldemar Rojas Rodríguez, quien ingresó a las instalaciones de la Escuela de Cadetes en un vehículo Nissan Patrol color gris modelo 1993 de placas LAF-565”, agregó la información, corroborando lo dicho previamente por el fiscal.

Hasta ahora las autoridades no han informado de posibles vínculos de Rojas Rodríguez con algún grupo armado ilegal.

En la madrugada de este viernes miembros de la Policía y del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) capturaron a un hombre presuntamente relacionado con el atentado con carro bomba en la Escuela de Policía General Santander del jueves que dejó 21 muertos y 68 heridos.

El hombre fue identificado como Ricardo Carvajal, y el operativo para detenerlo se realizó en el barrio Los Laches, en el sur de la capital del país. En los juzgados de Paloquemao, donde hay un fuerte esquema de seguridad, se realizará la audiencia de legalización e imputación de cargos en las próximas horas.

Otro de los sospechoso José Aldemar Rojas, el supuesto autor material del atentado, llegó a la puerta sur de la Escuela General Santander a las 9:30 de la mañana del pasado jueves. Intentó ingresar en una camioneta Nissan Patrol, modelo 1993, sin levantar sospecha. Pero un perro antiexplosivos detectó los 80 kilos de pentolita que llevaba adentro. El conductor, al verse descubierto, aceleró y arrolló a un guardia, que habría quedado muy malherido. Dos policías lo persiguieron hasta que se chocó contra un edificio. El carro se movió alrededor 200 metros hasta el edificio donde duermen las mujeres que adelantan los cursos. Allí estalló y su poderosa carga desató la tragedia.

También en la mañana y en una plaza a pocos metros del punto preciso de la explosión, se había realizado una ceremonia de premiación a los cadetes y de bienvenida a los nuevos estudiantes, entre esos varios extranjeros. Las primeras hipótesis apuntan a que el objetivo del ataque era ese evento. Por lo mismo, la tragedia pudo haber sido aún mucho peor.

José Aldemar Rojas Rodríguez fue señalado por el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, como el hombre que entró a la Escuela de Cadetes a bordo de una camioneta Nissan Patrol gris, modelo 1993. El hombre, de 56 años, nació en Puerto Boyacá, aunque registró su último domicilio en el municipio de Cubará, también en el departamento de Boyacá. Al sospechoso le faltaba la mano derecha.

Mientras las autoridades intentan esclarecer los detalles de la explosión ronda la idea de un ataque kamikaze, una forma de accionar terrorista que no tiene antecedentes en Colombia. Por ello, también crece la incertidumbre acerca de quién es el conductor de la camioneta cabinada, de placas LAF-565 de Bello, Antioquia. Una versión revelada por Noticias Caracol apunta a que el responsable material del atentado sufría una enfermedad terminal y habría recibido dinero para ejecutar el crimen.

Sin embargo, las autoridades no confirman por ahora ni esa ni otras versiones. Un dato que llama poderosamente la atención es que a sus 56 años, Rojas tramitó su licencia de conducción en febrero del 2018, cuatro meses antes de comprar la camioneta gris que detonó este jueves. Según los registros del vehículo, hace aproximadamente dos años la camioneta salió de Antioquia hacía Arauca cuando cambió de dueño. La adquirió el comerciante Wilson Arébalo Hernández en La Primavera, Arauquita, que a su vez la vendió a José Aldemar Rojas. Las últimas dos revisiones técnico mecánicas se registran en Arauca.

Ninguna organización se ha atribuido el ataque, y las autoridades tampoco han señalado directamente a nadie. Sin embargo, hay versiones que apuntan al Ejercito de Liberación Nacional (ELN). Fuentes informaron que Rojas aparecía en una estructura del frente Domingo Laín de esa guerrilla, el más poderoso y que opera especialmente en Arauca. Por su parte, un noticiero colombiano mostró un organigrama en el que se le ubicaba como explosivista del frente José Aldemar Rojas, identificado con el alias de Mocho Kiko.

El nombre de José Aldemar Rojas no aparece asociado a los listados de combatientes entregados por las Farc, ni tampoco está pendiente de acreditación por entregar. Sin embargo, una fuente aseguró que "estuvo varias veces en un Espacio Territorial de Capacitación de Arauca pidiendo ingreso al proceso, sin embargo, no fue reconocido por las Farc".

En la madrugada del viernes, la Fiscalía anunció que durante un operativo junto con el Ejército capturaron a Ricardo Andrés Carvajal. El hombre de 38 años fue detenido en el barrio Los Laches y según las autoridades estaría detrás del atentado. Fue trasladado a Paloquemao. Aunque se habla de un segundo capturado, la información ni su identidad han sido confirmadas por las autoridades.

Un atentado tan letal no se registraba en la capital colombiana desde la bomba contra el Club El Nogal, ejecutada por las FARC en el 2003. La cifra de víctimas fue cambiando a lo largo del día y aún no hay un consolidado definitivo. De momento, se han confirmado 21 personas muertas y más de 68 heridos, en un centro policial donde estudian 900 jóvenes. Entre las personas que fallecieron hay una ciudadana ecuatoriana. También hubo heridos de esa nacionalidad y panameños. En su mayoría eran personas jóvenes, mujeres y hombres, que adelantaban su curso de cadetes en la Policía.

Tras la explosión, la Alcaldía de Bogotá instaló un Puesto de Mando Unificado – PMU, para las labores de atención. Junto con varias entidades del Distrito, trabajan en la verificación de la zona afectada para detectar los daños que sufrieron las viviendas y otras edificaciones alrededor de la Escuela de la Policía. 

El presidente de Colombia, Iván Duque, decretó este viernes tres días de duelo por los al menos 21 muertos que dejó el atentado terrorista perpetrado en Bogotá contra la Escuela de Cadetes de la Policía General Francisco de Paula Santander en el que además quedaron heridas 65 personas.

“Desde el momento de los hechos hemos brindado asistencia y acompañamiento a las familias de las víctimas; a todos ellos les envío siempre mi cariño, mi sentido de gratitud. Y en honor a ellas, hemos decretado tres días de duelo nacional“, dijo Duque en una alocución.

Al menos veintiún personas murieron en el atentado perpetrado con un carro bomba, entre ellas la cadete ecuatoriana Erika Chicó. Entre los 65 heridos confirmados hasta el momento están la también cadete ecuatoriana Carolina Sanango, así como el panameño Kevin Madrid.

“Los cadetes que el terrorismo atacó el día de hoy representan lo mejor de Colombia: su diversidad, ya que vienen de distintas regiones, incluso de países vecinos como Ecuador y Panamá”, manifestó el presidente. Ante esto, Duque aseguró que “los terroristas buscan intimidar” a Colombia como sociedad “y amedrentar al Estado colombiano”.

“Colombia les demostrará que esta es una nación fuerte, unida y que no se quiebra ante la demencia de estas agresiones“, aseveró. El mandatario subrayó que desde que se produjo el ataque, poco después de las 9.30, las autoridades están trabajando “para poder capturar a los responsables de esta infamia y llevarlos a la justicia”.

Todavía toda la información del caso se esta procesando para dar con certeza con los autores intelectuales
Con la tecnología de Blogger.